A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Todo llega... Esto lo dice mucho Carlos González, quizá con otras palabras pero con el mismo sentido. Y lleva razón.

He sido una madre "colechadora" desde la misma noche que nació mi hija hace dos años y dos meses, y hace dos días ella sola, sin llantos, sin traumas, sin ansiedad, sin miedos, decidió irse a dormir sola. Se bajo de nuestra cama "sidecar", se quedo de pie... ¡¡no había forma de subirla!!. Se volvía a bajar. Así que de repente se me encendió la bombilla y dije: "esta quiere dormir sola...".

Fuimos a su habitación, sacamos la cama, se subió en ella, nos dimos media vuelta y nos fuimos.

La oímos dar vueltas en la cama como una peonza, mientras los dos estábamos tumbados mirando al techo intentando asimilar lo que estaba ocurriendo, no pudiéndonoslo creer.

Hemos sido unos padres, como muchos, que nos hemos levantado en una noche 10 y 12 veces para calmar y consolar a nuestra hija, dándole teta, brazos y mimos. Y muchas de ellas, por que no confesarlo, desesperados (más yo que su padre) porque nos veíamos el futuro muy negro. La niña toda la noche colgada de la teta, de los brazos, parecía que no iba a dormirse nunca sola. Todo el mundo nos decía: " no os la vais a poder sacar de encima, que vicio... es tiempo de que duerma sola".

Y de repente, una noche, es ella quién toma la decisión. Como un proceso más que sigue su curso, como algo que evoluciona... Se está haciendo mayor. Un proceso que yo tengo que interiorizar y respetar pues me encantaba dormir con ella, sentir su olor, oír su respiración, sentir su calor. Creo que no hay nada más dulce en este mundo que el dormir de un niño.

Y esto, que es el proceso de mi hija, no supone que en todos los niños sea igual. Cada niño seguirá su propia evolución, pero viene a demostrar lo necesario, lo primordial que es respetar sus tiempos y sus evoluciones. Que el "dormir" es un proceso que no necesita NUNCA un adiestramiento.

Solo es cuestión de esperar, de tener paciencia, de saber y conocer como es nuestro hijo y lo que necesita.

Que esto esta en contra de los tiempos de prisas, de agobios, de esta sociedad: sí. Pero nosotros somos los adultos y somos los responsables de cambiar esos tiempos. Pues el problema no son los niños, que desde siempre son eso: niños. Sino que el problema es la sociedad que estamos construyendo que nos hace aplicar métodos de adiestramiento porque necesitamos dormir para rendir en el trabajo.

Dejar llorar nunca es la solución, podemos y tenemos el deber social de cambiar nuestra forma de vivir nuestros partos, nuestra crianza intuitiva y con ello cambiaremos el mundo.

Dedicado a Ramón que creyó muchas más veces que yo en la fugacidad de las estrellas. :)))


Durante estas vacaciones he podido constatar que las cosas están cambiando, que ciertas mentalidades empiezan a cambiar respecto a la crianza de los niños.

De vez en cuando, salir fuera es bueno para ver más allá de tu propio entorno y ver qué es lo que sucede. Y gratamente me he encontrado en este viaje con mamás amamantando tranquilamente a sus bebes en el avión, en la sala de espera del mismo, en la cafetería y en centros comerciales y a mamás leyéndose a Rosa Jové con su libro "Dormir sin lágrimas" mientras sobrevolabamos la península rumbo a Lanzarote.
He visto, mientras consolaba a mi propia hija, a niños consolados en brazos y brazos, durante el vuelo y mucho cariño hacia ellos. Y todo ello hace que me sienta bien.

Este tiempo de vacaciones, a veces, es agotador por el propio ritmo de mi hija que parece que de vacaciones se le cargan las pilas más de lo habitual, pero es un tiempo que me encanta pues me da espacio para observarla aún más de lo que a diario la observo. Su capacidad para soprenderse con las cosas nuevas, su forma de reaccionar ante los cambios, sus ganas de disfrutar y sus emociones hace que me emocione cuando lo he vivido y lo recuerdo porque es bello y hace que crezcamos juntos.

También me ha dado tiempo para leer como unas 400 paginas recopiladas de diferentes autores respetuosos con la crianza como; Ibone Olza, Laura Gutman, Francesco Tonucci, Guadalupe Trueba, Helena Herrero, Jan Hunt...y tantos más que han debido de recopilar la gente estupenda de la web dormirsinllorar y que pupula por internet y que es una autentica joya sobre el tema.

Al leerlo he vuelto a redordar lo importante de la crianza, la importancia del apego y me quedo con una frase que me ha impactado pues a veces el tiempo de los mayores no se corresponde con el de los niños y ¡¡tenemos tanta cosas que hacer!! que dice;

CUANDO NOSOTROS ESTEMOS MENOS OCUPADOS, ELLOS ESTARÁN DEMASIADO GRANDES

La voy a repetir con un mantra en este año... ;)

Disfrutad de vuestros hijos.

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.