A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"

-->

Hacía tiempo, todo este largo invierno, que no iba al monte.
Y este fin de semana, nos hemos ido al Festival Internacional de Cuentos y Música Tradicional de la Antigua Ferrería de Ezcaray (2013). Y ha sido ¡fabuloso!
Empezamos el viernes, acercándonos por la librería “El velo de Isis” (Plaza de la Verdura, Ezcaray) que llevan Ibo y Nadia de una forma maravillosa, amigable y mágica como los cuentos de la propia Nadia. Cuando atraviesas el umbral de la puerta y te paras a echar un vistazo, parece que en cualquier momento vas a ver volar mariposas multicolores mientras pasas las páginas de los libros que allí tienen.
El sábado acudimos otra vez a la librería para estar en la presentación del nuevo libro de Nadia; “Dorothy”, con ilustraciones de Rebeca Jiménez y fue entonces cuando se nos quedaron unos cuantos libros, enganchados a nuestros pantalones y que nos hemos traído a casa para que no se pusieran tristes.
Después del evento, hicimos un recorrido por la pequeña feria etno-gastro-literaria que habían preparado en la plaza, haciéndose los niños chapas para sus camisetas, aunque la sensación, la verdadera sensación fue la mesa donde había unas alas pintadas en tinta que mágicamente levantabas el tablero que las enmarcaba y ¡tachan! se dibujaban en una camiseta blanca...Los niños absortos no podían quitar los ojos de semejante espectáculo.
Llegados a este punto y cuando el sol comenzaba a calentar con gran fuerza, comenzamos la ruta del vermut que nos llevo a diferentes bares de Ezcaray saboreando desde; patatas fritas, huevos escalfados, croquetas, cazuela de champiñones y demás.
A la tarde, reposamos en la Estación con un merecido café entre manos y acudimos al Real Teatro
de Ezcaray para ver a Michelle Nygen y su puesta en escena de “Vy” que produjo el sueño más profundo en mi hija, cansada de no parar en todo el día y que, dormida encima mio, hizo que el frío que se sentía en el teatro fuese inapreciable para mí mientras me sumergía en la estupenda historia de Vy y su triste vida.
A la mañana siguiente, acudimos directamente a la Ferrería en Azarrulla y nos fuimos a meter los pies al río Oja y a tirar piedras mientras el valle nos recibía vestido de verde y amarillo con el azul cielo de fondo. Llegó la hora de comer los estupendos caparrones que en la comida popular se iban a servir con la música de fondo de Celtesía, mientras el árbol donde nos refugiamos del ardiente sol nos aderezaba los citados caparrones con sus pequeñas flores blancas. Después de la música comenzaron los cuentos, las jotas y fue estupendo poder oír tanto narrador junto, tanta originalidad y tanto “bien hacer” mientras la tarde discurría como la sombra que se extendía en el prado que ocupábamos.
Volví llena de monte; de verde, de amarillo. De azul cielo. De mariposas que nos acompañaron en nuestro paseo al río y llena de “tardanza”, estupendo cuento que pueda no olvidar para contar a mi hija cuando vuelva el invierno.

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.