A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Si tengo tengo que empezar a explicar porque me gusta tanto leer...mi memoria se remonta hasta el principio de mi infancia.
Todo empezó con un ritual que todos los padres conocen.
El niño (en este caso, la niña que era yo) que no se quiere ir a la cama y al que hay que contarle un cuento para lograr dicho fin. En mi caso personal, fue mi padre quién empezó a contarme cuentos, sentado a la vera de mi cama.
Mis recuerdos hacen que sea capaz de recordar sensaciones, ruidos, olores. Sensaciones, que me transportan a poder sentir el calor de aquella cama de mi vieja habitación, debajo de aquellas mantas que pesaban tanto pero que, a su vez, tanto calentaban. La habitación a oscuras, con la sola iluminación de una rayita de luz que proveniente de la cocina, iluminaba la silueta de mi padre. Y su olor...¡lo bien que olía!, hacía que me trasmitiese una sensación de seguridad y de tranquilidad con la que luego, posteriormente, me dormía. Y en este contexto que describo, soy capaz de volver a oír su voz...que empezaba a contarme el cuento escogido para esa noche...
Actualmente me sigue sorprendiendo el recordar que tenía un repertorio variado de diversos cuentos que luego me contaba. Primeramente, me daba a elegir y, normalmente siempre escogía uno de mis favoritos: “Alí Babá y los 40 ladrones”

Años posteriores, siempre que se lo recordaba, él se reía porque no sé de dónde podía sacar los cuentos que me contaba de memoria, sobre todo, porque nunca le vi con una novela en la mano, ni un cuento. Pero lo cierto era que, él, se los sabía.

Su voz ronca me ronroneaba mientras me iba contando el cuento y la parte que más me gustaba era aquella que decía: “...y entonces, Alí decía: sésamo ábrete...y gggrrrrrrrrrummmm, la cueva se abría...” Era como si me trasportase, en aquel momento, a la cueva con los mil y un tesoros dentro y que solo se abría para mí. Y muy suavemente, me sentía adormecida caer en los brazos de Morfeo hasta que llegaba a mí una especie de sonido suave, tenue, leve, diferente al ruido que mi madre hacía desde la cocina, fregando los platos de la cena. Era una especie de: “...zzzzzz...rrrrrrr...” y entonces, me desvelaba un poquito, le tocaba el brazo y le decía suavemente: “¡papá, que te estás durmiendo!” y él volvía a recomponerse, justo donde se había quedado.

Mi pasión por la lectura empezó con él y sus extraordinarios cuentos nocturnos a la vera de mi cama. Continuó con las narraciones de mi abuela, que me contaba su historia familiar y de cómo conoció a su marido, Juan.

Pero mi padre, ya se ha ido. Ha decidido marcharse un 24 de Febrero. Y se ha ido en silencio, con tranquilidad y serenidad. Y sentada a la vera de su cama, estando de cuerpo presente, me venían a la mente estos versos mientras que contempla su semblante por última vez en mi vida:

Por todos aquellos besos que no te he dado,
por todos aquellas caricias que yo, me he quedado,
por todos los días que me has dado,
por todo ello, te digo adiós.

Has llenado mi vida con tu presencia,
has llenado mi existencia con tu experiencia,
has llenado mi alma con tu ironía,
has llenado a mi hija, con tu alegría.

Me llamabas María y María era,
me enseñaste el pasar de la horas,
con la mirada serena de tu presencia,
con tu presencia, siento la ausencia.

Por todos aquellos besos que no te he dado,
por todos aquellas caricias que yo me he quedado,
por todos los días que has dado,
por todo ello te digo, adiós.



Leí en un libro de Kübler-Ross que lo mejor que los padres pueden dejar a sus hijos, son los recuerdos de experiencias que han vivido juntos. Pues tú me has dado eso y mucho mas.



-->

Hacía tiempo, todo este largo invierno, que no iba al monte.
Y este fin de semana, nos hemos ido al Festival Internacional de Cuentos y Música Tradicional de la Antigua Ferrería de Ezcaray (2013). Y ha sido ¡fabuloso!
Empezamos el viernes, acercándonos por la librería “El velo de Isis” (Plaza de la Verdura, Ezcaray) que llevan Ibo y Nadia de una forma maravillosa, amigable y mágica como los cuentos de la propia Nadia. Cuando atraviesas el umbral de la puerta y te paras a echar un vistazo, parece que en cualquier momento vas a ver volar mariposas multicolores mientras pasas las páginas de los libros que allí tienen.
El sábado acudimos otra vez a la librería para estar en la presentación del nuevo libro de Nadia; “Dorothy”, con ilustraciones de Rebeca Jiménez y fue entonces cuando se nos quedaron unos cuantos libros, enganchados a nuestros pantalones y que nos hemos traído a casa para que no se pusieran tristes.
Después del evento, hicimos un recorrido por la pequeña feria etno-gastro-literaria que habían preparado en la plaza, haciéndose los niños chapas para sus camisetas, aunque la sensación, la verdadera sensación fue la mesa donde había unas alas pintadas en tinta que mágicamente levantabas el tablero que las enmarcaba y ¡tachan! se dibujaban en una camiseta blanca...Los niños absortos no podían quitar los ojos de semejante espectáculo.
Llegados a este punto y cuando el sol comenzaba a calentar con gran fuerza, comenzamos la ruta del vermut que nos llevo a diferentes bares de Ezcaray saboreando desde; patatas fritas, huevos escalfados, croquetas, cazuela de champiñones y demás.
A la tarde, reposamos en la Estación con un merecido café entre manos y acudimos al Real Teatro
de Ezcaray para ver a Michelle Nygen y su puesta en escena de “Vy” que produjo el sueño más profundo en mi hija, cansada de no parar en todo el día y que, dormida encima mio, hizo que el frío que se sentía en el teatro fuese inapreciable para mí mientras me sumergía en la estupenda historia de Vy y su triste vida.
A la mañana siguiente, acudimos directamente a la Ferrería en Azarrulla y nos fuimos a meter los pies al río Oja y a tirar piedras mientras el valle nos recibía vestido de verde y amarillo con el azul cielo de fondo. Llegó la hora de comer los estupendos caparrones que en la comida popular se iban a servir con la música de fondo de Celtesía, mientras el árbol donde nos refugiamos del ardiente sol nos aderezaba los citados caparrones con sus pequeñas flores blancas. Después de la música comenzaron los cuentos, las jotas y fue estupendo poder oír tanto narrador junto, tanta originalidad y tanto “bien hacer” mientras la tarde discurría como la sombra que se extendía en el prado que ocupábamos.
Volví llena de monte; de verde, de amarillo. De azul cielo. De mariposas que nos acompañaron en nuestro paseo al río y llena de “tardanza”, estupendo cuento que pueda no olvidar para contar a mi hija cuando vuelva el invierno.



El otro día al pasar, camino del Parque Gallarza, por delante del Colegio Público “Madrid Manila”, la “peque” se fijo en la fachada del edificio y observo que había una señal de prohibido pero que en esta ocasión figuraba en su fondo una tijera.
Muy resuelta y desde la objetividad de sus 6 años, va y dice:

  • “¡MIRA!, ¡mira, mamá...!, en este cole se prohíbe recortar...A este cole quiero venir, que tú sabes muy bien que a mi no me gusta, recortar...”-.

Yo, que todavía no me había dado cuenta del cartel de la fachada, le conteste aguantándome la risa para que no pensase que me reía de su comentario:

  • “ Si, cariño, es que últimamente están prohibiendo recortar en muchos sitios...”-.

Ella siguió, camino del parque dando brincos porque había encontrado un sitio en que prohibían una de las cosas que menos le gustan por su dificultad en el agarre de la tijera.

Como dice una amiga mía, cada uno con sus “cadaunadas...”.

Estando, este verano, de vacaciones en Gran Canarias, pude volver a reflexionar sobre lo delgada que es la línea entre la locura y la cordura, lo normal y lo anormal, entre lo estipulado y lo no estipulado.

Lo sucedido me llevo a reflexionar, también, sobre la paradoja, que el cine ha representado en multitud de ocasiones, que supone en pensar que lo que tú estás haciendo en un momento determinado es diferente a lo que sucede en la habitación de al lado, en la casa de al lado, en tu pueblo en multitud de casas, en tu ciudad en ese instante, en tu país, en el resto del mundo. ¿Qué sucede en un mismo minuto para todo el mundo?.

Mientras estaba en el balcón del hotel donde estábamos alojados, tratando de decirle a mi madre de donde procedía el ruido de la música que a modo de “verbena” no nos dejaba dormir a la peque y a mí, debajo de la habitación contigua a la mía, una mujer estaba de preparativos. Le indicaba a mi madre con la mano, que si a la derecha que si a la izquierda en medio de la oscuridad de la noche y ella, desde abajo y acompañada del señor de la recepción, comprobaban que la escandalera era cierta y verificaban el punto exacto de procedencia para dar un toque. Eran las 10 y media de la noche. Finalizadas las indicaciones me metí para dentro, confiando en la gestión de mi madre para que su hija y su nieta durmiesen bien.
Apague las luces de la habitación. La peque no paraba de moverse y nos metimos juntitas en la misma cama, esperando en cualquier momento, oír que su respiración se sosegaba lo cual significaba que se había quedado, ya, dormida.
De pronto, oí un ruido tremendo de algo que cae al suelo y en medio de la oscuridad de la habitación pensé que se había caído algo de la terraza. Al cabo de 5 minutos oí el sonido, inconfundible, de un monitor...pi, pi, pi, pi. Escuche un lamento de alguien que decía: “¡mi hermana, mi hermana...!” . Seguí escuchando el monitor en medio, de repente, de un sepulcral silencio.

La respiración de mi hija se hizo más profunda y aproveche para levantarme de la cama y salir al balcón sin que me oyese. De repente, aquello me pareció como un episodio del CSI. Pude ver que en los balcones de la otra parte del hotel, estaba todo el mundo asomado y mire hacia abajo en el mío y vi el cuerpo de una mujer que yacía encima del tejado del restaurante. Personal del hotel la atendía y el personal de la ambulancia la mantenían monitorizada.
Mi madre estaba asomada a su balcón,había vuelto ya a su habitación y le pregunté:
-”¿Qué ha pasado...?”-.
-“Parece que ha saltado de su balcón, debajo del mío...”- me contestó.
- “¿Saltado?, ¿quieres decir que se ha suicidado?”- un escalofrío me recorrió el cuerpo, mientras miraba y veía que cubrían su cuerpo con una sábana no pudiendo hacer nada más por ella.
- “Sí, ha saltado...ha puesto una colchoneta, toalla o algo del sofá, una silla y ha saltado, todavía lo puedes ver colocado en su balcón...Parece ser que la gente aún estando de vacaciones también se suicida...- comentó en voz baja mi madre.

Me metí para dentro. Volví a la cama de mi hija y me acerque a su cuerpo dormido, impresionada, no sabiendo si podría dormir mientras seguía escuchando las voces de la policía, de los bomberos, del personal que vino al levantamiento y demás. Escuche la respiración de mi hija y pensé que mientras estaba indicándole a mi madre en el balcón 10 minutos antes, esta mujer lo estaba preparando todo para lograr su fin.
Un fin que posteriormente nos enteramos que ella buscaba y que realizo después de estar 14 días de vacaciones. Al día siguiente volvían.
Volvían a casa y ese viaje había sido un intento familiar por distraerla.

No existen las palabras para tratar, a veces, de explicar un acontecimiento como este. Sólo las reflexiones personales y la mía gira entorno a esa delgada línea que existe entre lo establecido y lo que uno piensa en una milésima de segundo.

Una plegaria y dos flores rojas arrojamos desde el balcón de la habitación de mi madre en un respeto absoluto a ella y su familia.
Descanse en paz.


Al hilo de la noticia sobre la desaparición de la asignatura de “Educación para la Convivencia” por la nueva aparición de otra asignatura que versará sobre temas constitucionales, me ha sorprendido la cobertura en prensa con artículos encendidos sobre el “adoctrinamiento” que dicha asignatura levanto en su momento y que vuelve a estar en boca de todos.

No voy a entrar en que si sí o que si no de dicha asignatura, lo que quiero plasmar aquí es el conocimiento que me ha supuesto saber en 1º línea, qué es la asignatura de “Educación para la Convivencia”, es decir, desde lo que se enseña a un futuro docente para que imparta dicha asignatura.

Esta asignatura, en 1º lugar, habla de los Derechos Humanos, de su concepto de ser unos derechos universales, incondicionales e inalienables, así como también describe los Derechos de los niños y la ratificación de unos y de otros derechos por los Estados soberanos en respectivas Asambleas Generales de Naciones Unidas. Resaltando, así mismo la salvaguardia de dichos derechos en nuestra propia Constitución y cómo la Ley Orgánica de Educación (LOE) los aborda y los contempla.

Por otro lado, he descubierto que es una asignatura que en Europa se da como asignatura misma en países como: Francia, UK, Suecia, Bélgica, Holanda, Italia, Grecia y Portugal y en otros países es transversal, es decir integrada en otras asignaturas, como por ejemplo en: Alemania, Finlandia, Noruega. De una manera o de otra, podemos ver que en Europa se trabaja y se aborda. Aquí se ha adoptado un modelo mixto, por un lado es una asignatura propiamente dicha para el último ciclo de la Educación Primaria, y por otro lado se trabaja transversalmente dentro de la Competencia Social y Ciudadana.

Dicha asignatura no sólo contempla “normas de civismo” como algún periodista en la prensa local ha resaltado. Es más.

Sus pilares pedagógicos nos llevan a un aprendizaje que nos permita: pensar, razonar, analizar, comparar y criticar propuestas sociales y políticas, favoreciendo el trabajo en equipo, la toma de decisiones consensuadas y el trabajo cooperativo.

Se analizan los conceptos de: el valor, de actitud, de norma. Con propuestas tan interesantes para la práctica de la educación en valores como: la clarificación de valores de Raths (1966) que es lo contrario a cualquier adoctrinamiento, pues pretende desarrollar en el alumno la reflexión y el análisis de sus propios valores para que los analice, suscitando debate. O a través de los dilemas morales de Kolhberg, que a través de una breve historia se suscita un conflicto cognitivo. Dialogando, deben los alumnos optar por una solución u otra.

También he podido comprender con esta asignatura la importancia de la Educación Emocional, la importancia de poner nombre a los sentimientos que los niños sienten y que muchas veces, les hace sentirse confundidos y cuestionados por no saber buscar una canalización correcta de los mismos cuando les surgen. Para Bisquerra (2008): el comportamiento violento, que hoy tanto se da en nuestras aulas, es una manifestación de analfabetismo emocional. Por lo cual trabajar con los chavales en esta campo siempre será beneficioso y repercutirá en conseguir un buen ambiente en el aula con lo cual el rendimiento escolar, también mejorará.

Conocer la relación entre disciplina y el proceso de Enseñanza-Aprendizaje, puesto que la interiorización de una adecuada disciplina favorece los aprendizajes, también es importante. Dar a conocer la importancia de que los alumnos conozcan las normas, las elaboren junto con los adultos y se trabaje el conflicto, puesto que cuando los conflictos no se resuelven es cuando pueden derivar en problemas de violencia o de disciplina a largo plazo. Y todo esto es importante empezar a trabajar con los niños desde pequeños: la educación emocional y la resolución de conflictos. Y para ello los docentes debemos estar formados y de ahí la importancia de dicha asignatura.

La importancia de reconocer el bulling y ciberbulling y la prevención en dichos temas desarrollando, también estrategias para resolución de conflictos, tal y como apuntábamos antes, también forma parte de esta asignatura.

Conocimiento del Plan de Convivencia de un Centro Escolar para una buena redacción del mismo implicando a todos los sectores que deben estar presentes en su redacción favoreciendo un modelo de convivencia del centro, participación y motivación de toda la comunidad educativa, concretiza el trabajo por la educación y convivencia escolar.

Educación para la Convivencia y Diversidad, favoreciendo la convivencia pacífica entre las diferentes culturas que forman esta sociedad, también tiene cabida. Haciendo realidad una integración efectiva (inclusión) favoreciendo el respeto, la participación y la implicación activa.

Todo lo descrito anteriormente es parte de la asignatura de “Educación para la Convivencia” desde el aprendizaje de un docente actual. Temas que, por otro lado, desde casa, desde las familias se pueden y se deben abordar pero que desde una escuela moderna e inclusiva también. Son temas que deben ser abordados con coherencia y con la importancia que tienen para los alumnos, aún más cuando la delegación de las familias en la escuela y la propia des-estructuración actual de las mismas produce lagunas en algunos de estos temas, anteriormente descritos.

Exponer que la “Educación para la Convivencia” es una mera asignatura para saber cómo se tienen que comportar las personas (en esta caso los chavales) ante una persona mayor o qué cuales son las normas de civismo es quedarse en la superficie de lo meramente anécdotico y desde el desconocimiento total y absoluto de lo que se trabaja en dicha asignatura.

El sábado pasado, día 8 de Octubre, volvimos a empezar el “curso” con el inicio de las III Jornadas Educativas en la Universidad Popular de Logroño.

¡Quién me iba a decir a mí, cuando estaba en el salón de mi casa, delante del ordenador, pensando en como hacerlo posible: a quién dirigirme, de donde sacar el dinero, si a alguien le interesaría, etc que tres años después, iba a seguir organizándolo gracias al apoyo de la Universidad Popular!.No me lo hubiera podido creer...

Pero todo es empezar y bueno, aquí estamos por tercer año consecutivo.

Esta vez, el volumen de familias interesadas era menor y si ha aumentado, por contra, el colectivo de profesores y orientadores interesados en estas jornadas. Lo cual me hace pensar que es un área que no esta cubierta y que puede haber más gente interesada en descubrir nuevas pedagogías y metodologías dentro del aula. Aunque luego el poner en marcha lo que hemos aprendido durante las jornadas, dependerá del nivel de implicación de cada uno, la energía personal, la composición del propio equipo directivo en los centros, etc.

Pero como decía Marco este fin de semana (Montessori Canela) por algo hay que empezar y sobre todo empezar, por nosotros mismos...la mirada hacia el alumno debe cambiar y eso lo podemos hacer todos, desde nuestro pequeño ámbito, desde nuestra aula, desde nuestra casa y eso ya es un gran cambio.

Marco y Betzabé vinieron dentro del marco de la Escuela Montessori. Ya habíamos realizado dos años seguidos Montessori en Infantil con la estupenda Celine y ahora tocaba ver algo en Primaria. Y la verdad que me encantaron puesto que el mensaje era totalmente claro: el material Montessori es importante pero no lo es todo, no es algo “mágico” si no que lo que verdaderamente importa es la filosofía de la propia María Montessori, el cambiar la mirada hacia el niño. Si esto no es así corremos el riesgo de que el propio material se convierta en un hacer “fichas” mecánicamente sin dejar el espacio necesario para el desarrollo global de cada niño.

Fue una jornada especial, porque ellos en si mismos son especiales y porque es de agradecer esas ganas, ese entusiasmo que pone la gente en lo que hace, en lo que cree. Es importantísimo ese mensaje.

Desde aquí agradecerles a Marco y Betzabé, su aceptación de venir a las Jornadas pues creo que nos han aportado mucho con su alegría y su entusiasmo en todo lo que ellos realizan.

Os esperamos para otro año...;-)



A veces, una, descubre que existe vida más allá del universo o que existe la mantequilla cuando toda la vida has estado utilizando la margarina y cosas así...pues bien, este verano he descubierto que existe vida más allá de las películas de Disney.

Y tuvo que ser mi amiga Mela (francesa ella) quién me hizo ese descubrimiento en Matute con la película “El castillo ambulante”. Lara, empezó allí a verla y su padre nos la puso por la noche en la media horita que tenemos antes de irnos a la cama para ver un poquito la tele. ¿Y que sucedió?,¡¡pues que me encanto!!: castillo ambulante que cambia las puertas cada vez que se mueve saliendo a un sitio distinto, magos inquietantes, niña transformada en abuela...¡bueno! Todo un despliegue de imaginación que la “Sirenita”a su lado es cosa sencilla y sin interés. La película esta basada en “El castillo ambulante” (título original: Howl's Moving Castle) novela fantástica de la autora británica Diana Wynne Jones, publicada por primera vez en 1986. Película además nomida para un Oscar en el 2005.
Pero lo más sorprendente es que a Lara le encanto también, estuvimos días después jugando a la “bruja del páramo” mezclada con las dichosas Winx, pero lo importante es que se había quedado pillada con la historia. ¡Bien! ¡No me lo podía creer! algo más a parte de las princesas Disney.

Así que seguimos indagando a ver que mas películas teníamos de esos mismos creadores, el Studio Ghibli y bajo dirección de Hayao Miyazaki y encontramos a “Ponyo”, la cual terminamos de ver ayer por la noche y que nos cautivo y la cual tiene una escena que quería comentar.
En pocas películas y menos infantiles, se hace referencia a la lactancia y en esta bella historia de la “niña pez” hay un momento en que se encuentra con un bebé y se le queda mirando, mirando y mirando y decide, ofrecerle sopa y la madre del bebé le explica que es demasiado pequeña para beber sopa pero que ella se tomará la sopa y a través de ella el bebé la recibirá...para sorpresa de la madre lactante, la “niña pez” Ponyo, decide a los 2 minutos darle ¡tooodaaaaaa su torre de sandwich sin jamón! a la madre para la leche del bebé...¡me pareció magnifico! No os la perdáis si no habéis visto la película y disfrutadla con vuestros peques, de verdad.

Y además actualmente han estrenado “Arriety y el mundo de los diminutos” que también es una auténtica joya. Basada en otra novela fántastica, "Los incursores" de Mary Norton. Color por todos lados, imaginación, y mucho arte. ¡Disfrutad!

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.