A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Como he comentado en alguna otra entrada, en el mes de Octubre del año pasado acudí al III Simposium de la LLLI de Euskadi cuyas ponencias fueron para quitarse el sombrero. Era mi primer simposium y volví emocionada.

Pero de entre todas recuerdo muy bien la ponencia de la Neonatologa del Hospital Doce de Octubre de Madrid, Carmen Pallás, sobre: "¿Son humanizados los cuidados en las unidades neonatales? Propuestas para el cambio”, que viene muy al caso de lo que quiero aquí exponer.

Esta profesional sanitaria nos hablaba sobre los cambios ejercidos en el hospital para cuidar y tratar a los neonatos. Se apoyaba en una serie de fotografías en dónde se podía ver a los profesionales sanitarios trabajando con casi apenas luz para no molestar a los bebés, para producirles el menor estrés posible y para mostrarnos y recordarnos que los bebés son muy sensibles al dolor y que, por desgracia, esto muchas veces no se tiene en cuenta: su estrés y ansiedad al estar separados de sus madres y padres. Y nos contaba esto porque se ha demostrado que el "shock" emocional que viven los bebés es tremendo:

"Desde su nacimiento, el camino de un prematuro no es sencillo. Vienen al mundo con unos órganos que no están preparados para asumir responsabilidades. Se enfrentan a continuas agresiones de un medio aún hostil para ellos. Aunque en la batalla que mantienen médicos y enfermeras por sacarlos adelante, son los padres los que más se desgastan física y psíquicamente. El primer golpe lo acusan tras el nacimiento. Según Belén Sanz-Rico, psicopedagoga de este hospital, los padres sufren un tremendo «shock» emocional, un estado que suele prolongarse durante 15 días. Después aparece la ansiedad, la depresión..."

Carmen Pallás, se muestra convencida de que los cuidados ambientales están estrechamente relacionados con ciertos problemas del desarrollo, como la hipertonía transitoria. Este trastorno, que produce un aumento del tono muscular, suele ser temporal «aunque no estamos seguros de ello hasta su desaparición. De alguna manera, pensamos que éste y otros trastornos del desarrollo mejoran con unos cuidados diferentes durante los primeros meses de vida.

Y cómo se está trabajando en buscar UCIS más humanas, como se cita en esta entrevista:

"El trato en las unidades de cuidados intensivos también ha cambiado radicalmente en esta última década. No han perdido la frialdad de la UCI de un gran hospital, pero se intenta que al menos el ambiente que rodea al prematuro sea lo más parecido al útero materno. Entre cables, sensores y monitores, se procura que los bebés no soporten ni mucho ruido ni mucha luz, y duerman hechos un ovillito para recordar la postura fetal. Enfermeras y médicos también han aprendido a agrupar las manipulaciones, de forma que los pinchazos, cambios de sondas o tomas de temperatura se hacen prácticamente a la vez, para que estos minúsculos pacientes puedan descansar y recuperarse de las «agresiones» del tratamiento."

Carmen Pallás también comentaba en el Simposium, que las Unidades de Neonatología se debían de abrir a los padres, lo cual actualmente lo hacen bien pocos hospitales.

Comentaba que era un circulo vicioso: no se dejaba entrar a los padres más que media hora cada tres horas (que es lo que se deja en nuestra C.A. de La Rioja); en este poco tiempo que los padres tienen, llegan estresados y nerviosos, se producen choques con los sanitarios por el tiempo que pueden estar (esto aumenta si la madre quiere dar de mamar al bebé), estos choques refuerzan el sentir y pensar de los sanitarios de que los padres no deben de estar en Neonatologia y es un circulo vicioso del cual solo se puede salir si abrimos las puertas de la planta para que los padres pueden acceder a ella, pero sobre todo poder acceder a sus hijos, con respeto hacia el personal que está trabajando, pero entrando y reforzando la confiaza de unos y otros.

Aparte de todo ello son indiscutibles dos cosas:

- una de ellas la comentaban la Dra. Pepa Aguayo y el Dr. Gomez Papi, que expresaban la importancia del contacto piel con piel de la unidad mamá-bebé, de cuyos efectos beneficiosos nos habla toda una web dedicada a ella, realizada por EPEN.
- la segunda es que el Art. 15.4 de la LEY 1/2006, de 28 de febrero, de protección de menores de La Rioja dice textualmente;
4. Durante su atención sanitaria, los menores tienen derecho a estar acompañados por sus padres, tutores o guardadores u otros familiares, y a proseguir, durante su hospitalización, su formación escolar, siempre que todo ello no perjudique u obstaculice su tratamiento médico.

Todo esto para comentar que ¿no sería mejor gastarse el dinero, en vez de en webcams para poder ver a los bebes ingresados, en habilitar habitaciones para los padres que quieran pecnotar y estar con sus hijos, ya que están amparados por la propia Ley del Menor de nuestra C.A. de La Rioja?
¿Quién asesora en materia de sanidad a nuestros politicos? ¿No se sabe empatizar con los padres que sufren la situación del ingreso de su hijo a edades tan tempranas? ¿No se le cae a nadie la cara de verguenza?

Pues a mí sí.

¿Cual va a ser el siguiente avance tecnológico para que nuestros niños se sientan lo más inseguros, solos y desamparados posibles, Sr. Consejero...?

ACTUALIZACION 10/03/2008

Menos mal que tenemos una Defensora del pueblo de primera.
Recomendación a la Consejería de Salud para posibilitar que el menor disfrute de la compañía de la madre mientras dure la hospitalización.
Carta de Patricia Sanz Lorenzo al Diario La Rioja.

2 comentarios:

"se procura que los bebés no soporten ni mucho ruido ni mucha luz": Me estoy dando cuenta leyendote que en San Pedro cuando iba a amamantar a mi bebe por la noche (entre las 21 y la 6 de la mañana) tenian luces muy desagradables y luego LA RADIO PUESTA y no música clásica sino los 40 principales....

Pues si ves el pequeño documento que nos pusieron en el Simposium era impresionante ver trabajar a los enfermeros con un foco donde tenían que trabajar y el resto a oscuras, solo con los leds y otras luces de los monitores.
En la mesa de la enfermera de guardía solo un foco en su propia mesa, el resto; a oscuras...impresionante...vamos como aquí....

Carta de Patricia Sanz Lorenzo al Diario La Rioja, publicada ayer en el mismo;
http://www.larioja.com/prensa/20080309/opinion/bebes-neonatos-20080309.html

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.