A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Todo llega... Esto lo dice mucho Carlos González, quizá con otras palabras pero con el mismo sentido. Y lleva razón.

He sido una madre "colechadora" desde la misma noche que nació mi hija hace dos años y dos meses, y hace dos días ella sola, sin llantos, sin traumas, sin ansiedad, sin miedos, decidió irse a dormir sola. Se bajo de nuestra cama "sidecar", se quedo de pie... ¡¡no había forma de subirla!!. Se volvía a bajar. Así que de repente se me encendió la bombilla y dije: "esta quiere dormir sola...".

Fuimos a su habitación, sacamos la cama, se subió en ella, nos dimos media vuelta y nos fuimos.

La oímos dar vueltas en la cama como una peonza, mientras los dos estábamos tumbados mirando al techo intentando asimilar lo que estaba ocurriendo, no pudiéndonoslo creer.

Hemos sido unos padres, como muchos, que nos hemos levantado en una noche 10 y 12 veces para calmar y consolar a nuestra hija, dándole teta, brazos y mimos. Y muchas de ellas, por que no confesarlo, desesperados (más yo que su padre) porque nos veíamos el futuro muy negro. La niña toda la noche colgada de la teta, de los brazos, parecía que no iba a dormirse nunca sola. Todo el mundo nos decía: " no os la vais a poder sacar de encima, que vicio... es tiempo de que duerma sola".

Y de repente, una noche, es ella quién toma la decisión. Como un proceso más que sigue su curso, como algo que evoluciona... Se está haciendo mayor. Un proceso que yo tengo que interiorizar y respetar pues me encantaba dormir con ella, sentir su olor, oír su respiración, sentir su calor. Creo que no hay nada más dulce en este mundo que el dormir de un niño.

Y esto, que es el proceso de mi hija, no supone que en todos los niños sea igual. Cada niño seguirá su propia evolución, pero viene a demostrar lo necesario, lo primordial que es respetar sus tiempos y sus evoluciones. Que el "dormir" es un proceso que no necesita NUNCA un adiestramiento.

Solo es cuestión de esperar, de tener paciencia, de saber y conocer como es nuestro hijo y lo que necesita.

Que esto esta en contra de los tiempos de prisas, de agobios, de esta sociedad: sí. Pero nosotros somos los adultos y somos los responsables de cambiar esos tiempos. Pues el problema no son los niños, que desde siempre son eso: niños. Sino que el problema es la sociedad que estamos construyendo que nos hace aplicar métodos de adiestramiento porque necesitamos dormir para rendir en el trabajo.

Dejar llorar nunca es la solución, podemos y tenemos el deber social de cambiar nuestra forma de vivir nuestros partos, nuestra crianza intuitiva y con ello cambiaremos el mundo.

Dedicado a Ramón que creyó muchas más veces que yo en la fugacidad de las estrellas. :)))

7 comentarios:

"El siguiente paso será cambiar de habitación, pero como dicen en Italia; "piano, piano se ne va lontano"
Un besazo, Raquel
Marián"

¿Te acuerdas de estas palabras?
Las escribiste hace unos dos meses aproximadamente, en respuesta a un comentario que te dejé sobre lo bonita que me parecía tu "Historia de una mecedora", y fíjate! Tu hija solita ha hecho su propio paso, aunque desde que escribiste tu comemtario muy lontano no ha sido :)))
Me he emocionado de nuevo leyéndote, supongo por que me siento muy identificada contigo, por el hecho de tener una niña de 21 meses, ser una “madre colechadora” y “vaca lechera” (eso es mío), fan, por decirlo así, de Carlos González, y muchos pensamientos en común. El día que me toque a mí, supongo que lloraré como he hecho ahora, y me acordaré de ti. Ya te lo diré. De momento todavía yo soy la vaca, y todavía duerme con los papis:))), pero como se dice en Catalunya: "de mica en mica s'omple la pica"
Un abrazo
Raquel

Un besazo enorme Raquel y gracias por recordarme mis palabras :)))))
Es genial ver que alguien me lee!!!!

Pues sí, aprovecha que de verdad pasa todo ¡tan rápido!, se hacen mayores de repente y a veces, no nos enteramos. Aprovechad y disfrutad, ¡enormemente! de lo que en el instante efímero teneís a vuestro lado.

Un besazo a vosotras y a vuestra tierra catalana que tanto aprecio tengo.
Marián

Hola Sami:
Me encanta todo lo que escribes sobre sueño y colecho, creo que ya lo sabes:-)), será porque me identifico plenamente. Mi hijo tiene tres años y medio y fue un gran "mamón" nocturno, hubo rachas en las que creí que no iba a poder más,cunado dormía con mi madre por motivos de trabajo mío y de su padre, lo hacía del tirón, cos aque emofendía bastante:-(empecé a darme cuenta que parte de sus despertares eran por calor y porque estábamso muy apretados los tres, le ofrecí dormir en otra cama, yo me acostaba con él, mamaba un poco y se quedaba dormido enseguida.....hasta el día siguiente. Ahora a veces, quermos llevarlo a nuestra cama y se niega, dice uqe hace mucho calor.....pues sí....todo llega.
Un abrazo
Clara

Hola Clara;
de ahí, con tu experiencia y de otras mamás más, de lo perjudicial que resultan los métodos conductitas para enseñar a los niños a dormir.

Pues nadie mejor que tú, conoce a tu hijo y las circunstancias de vuestro sueño y entorno. Y porque ningún niño es igual...;)

De ahí mi lucha personal para informar (luego cada uno es muy libre de hacer lo que quiera) contra los mismos, porque durante muchos años ha habido un negocio que ha lucrado a una sola persona y cuyo método siguen recomendando algunos pediatras y eso me parece una auténtica aberración,pues hoy en día existen estudios científicos que avalan lo perjudicial de "adiestrar a los niños" como si fuesen animales (¡¡y mi amor para todos los animales que tanta compañia y amor nos dan!!) y esto no puede seguir siendo así;
http://www.firmasonline.com/1Firmas/camp1.asp?C=158

Un besico muy gordo y mil gracias por compatir tu experiencia ;)
Marián

Ya me lo imagine leyendo la lista pero todavía no habia entrado a leer tu blog. ¿Que bien y a la vez que penita no? Yo la verdad es que no tengo ninguna prisa por que se vaya mi pequeñito de nuestra cama. Es tan tierno y me encanta verlo buscando la teta como un cachorrillo, es genial, no lo cambio por nada. Sobre todo por unas noches de ir y venir de la habitación del niño a la de los padres porque la vecina ha dicho que tiene que dormir en su habitación o la cuñada dijo que tendriamos que reconducir eso del colecho...;)

¡¡Nada, nada!! eso de "reconducir" según la RAE (Real Academia Española) es; volver a llevar a una situación normal cualquier cuestión, objeto o proceso. La situación "normal" es dormir los mamíferos con sus crías...no hay nada "normal" que cambiar :))))

¡Glups! Aunque es mala época…, te he dejado un meme por aquí:
http://salirsedelafila.wordpress.com/2008/07/05/meme-sobre-la-felicidad/
¡Feliz verano!

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.