A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Hace unos años, estando una noche de "farra" con unas amigas y conocidos en un antiguo café de Logroño que tenía mucho encanto ("Odeón"), apareció un niño buscando ayuda pues no podía entrar en casa. Vivía justo al lado del café y comentaba que estaba solo, había salido un momento y se le había cerrado la puerta de la casa. Se había dejado un grifo abierto que se podía oir desde detrás de la puerta, como caia el agua, y su hermano pequeño estaba solo, dentro. El piso estaba situado en la calle Barriocepo de Logroño.


Automaticamente nos levantamos y los más ágiles intentaron saltar desde la ventana del descansillo de la escalera al interior de la vivienda. Cuando lo lograron nos abrieron a nosotras para que pudiésemos pasar con el niño. Y efectivamente, el grifo estaba abierto: había agua por el suelo y allí estaba el bebé. Sus ropas estaban mojadas. Mi amiga Ana cambió al bebé mientras preguntábamos al niño que como era que estaban solos. El niño estaba asustado, nosotros alucinados por la situación y no había nadie responsable allí. Eran la una de la mañana ...

Mi amiga le contó al chaval que si necesitaban ayuda que la solicitasen, pues ella trabajaba en aquel entonces con "Pioneros" y sabía muy bien como iba el tema y la situación de esta gente.

Y ayer leo esto en el diario La Rioja; "Una niña de cuatro años falleció ayer al precipitarse al vacío desde un cuarto piso de la calle Barriocepo, de Logroño, por causas que todavía se desconocen. Según el concejal de Seguridad Ciudadana de Logroño, Atilano de la Fuente, el suceso se produjo sobre las 19:00 horas, cuando varios miembros de la Corporación visitaban las instalaciones artísticas de la iniciativa cultural 'La ciudad inventada'. Eran la 19:00 horas de la tarde...

Pero me da igual la hora: esos niños estaban solos, como lo estaban a la una de la noche de aquel día.

Niños solos, bebés abandonados a su suerte... luchando grandes y mayores por sobrevivir.

Pero los adultos somos nosotros y esta clase de situaciones las deberíamos de evitar o tratar que no se produjesen. Si le preguntase a mi amiga Ana me diría que ella trabajó muchos años para ayudar a paliar situaciones como esta e incluso más dramáticas que esta. Una de ellas concretamente, fue un bebé al que solo le habían dado la vida y poco más... lo justo para estar medianamente limpio y atendido y nada más... Sufría de problemas de desarrollo debido a ello. Lo que apoya mi visión y mis conocimientos de los documentales sobre los orfanatos de Rumanía, Rusia y China sobre bebés con problemas de desarrollo por falta de afectividad. Por falta de amor, en una palabra.

Los niños, como los adultos, (pero ellos son más sensibles aún), se pueden morir por falta de amor. Y en esos sitios, se mueren. Así que amemos mucho, abrazemos mucho, riamos mucho, queramos mucho a nuestros hijos, a los hijos de los demás y a nosotros mismos, que por exceso de amor no se muere nadie...

Siempre que oigo la frase; " no lo cogas que lo vas a malcriar..." me viene este chiste gráfico a la cabeza:



Simplemente amemos, y deseo que situaciones como esta no vuelvan a tener una mención en este blog....

Dedicado a Tata, mi estrella guía en días de noche oscura... allí donde estes.




Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.