A todos aquellos interesados en el embarazo, parto, puerperio, lactancia materna y crianza. Hago mia la frase de "abrázame y quiéreme cuando no me lo merezca, pues será cuando más lo necesite"


Ayer pude asistir a la 2º jornada de educación organizadas por la Consejería de Educación de La Rioja y la fundación SM.
Son toda una semana de charlas impartidas por diferentes psicólogos para tratar de mejorar la relación binomio familia-colegio, a través de desarrollar y potenciar habilidades concretas para manejar dificultades de disciplina y favorecer la confianza en el sistema escolar.

El 1º día la ponencia fue a cargo de Dª Virginia Cagigal de Gregorio (Dra en Psicología) con el titulo "El afecto y la autoridad en la familia; pilares de la educación" y la verdad que me quede gratamente sorprendida de que no pronunciase la palabra "límites" en ningún momento. Hablaba de "normas" y reconocía que muchas veces es un factor cultural, mientras describía la importancia del vínculo del apego en los niños.

Sin embargo en la ponencia de ayer, a cargo de Dª María Jesús Chinchón (Psicóloga) con el titulo "El ciclo familiar; evolución de las relaciones familiares con hijos de 0 a 18 años" a la hora de explicar los subsistemas familiares; parental, conyugal, filial y fraternal. Hablaba de como deben ser; más o menos cerrados, el que es un sistema que cambia y cuyo cambio en uno de sus miembros repercute en los otros, etc.
Preguntó en un momento dado si el dormir con los niños no lo considerabamos que era una apertura en el subsistema parental, territorialmente hablando, que dotaba al elemento "intrusor" (es decir, el niño) de unos privilegios que no eran buenos y que desde el punto de vista del subsistema conyugal tampoco era muy correcto...todos en la sala dijeron que si, ¡¡claro!!, los niños no deben dormir en la cama de los padres.
Argumento además que cuando el subsistema conyugal tiene problemas, es decir, el padre y la madre tienen problemas es un recurso muy socorrido el irse a dormir a la cama del niño porque el niño llora y los vecinos están hartos y ponemos esa medida "in extremis" de irnos a dormir con ellos.

¡¡¡Coña!!!
Habrá que explicarlo todo. Habrá que decir que si un subsistema conyugal es fuerte y no tiene ningún problema, el ir a dormir con los hijos porque todavía no están preparados para dormir solos, es algo secundario y que no puede considerarse intrusión por ningún lado lo mires como lo mires. Además de que el dormir con los niños es una norma social, como muy bien decía la ponencia del día anterior pues por ejemplo en Japón es normal que los niños duerman con sus padres e incluso con sus abuelos pues es una señal de respeto. Y que en este contexto sí es importante valorar la fase del proceso en el que están los hijos, pues no es igual un niño de 5 años que ya puede dormir solo más o menos y dependiendo de niños que un bebé que ha nacido por medio de una cesárea y que necesita a su madre cerca de él día y noche.

Me sorprendió la tranquilidad de como en una sala de 25 personas, 25 madres y padres, se daba por sentado que no se debía dormir con los niños. Generalizando y sin dar lugar a otra explicación por parte de un profesional competente y que además iba en contraposición con el vínculo del apego descrito maravillosamente bien el día de antes.
No dejo de asombrarme por ello y de verdad que no saben lo que se pierden...

A ver que tal esta tarde con Dº Grabiel Grávalos Picazo (Psicólogo) y su ponencia; "Educar en positivo"

1 comentarios:

Me da a mi que la mayoria de las madres de esa 25 pasan muuuchas noches con su hijos entre el sentimiento de culpa y de alivio por estar tranquilizando a sus hijos y poder dormir ellas. Yo me enfrento ya con eso del colecho, los problemas de la pareja ni se solucionan teniendo un hijo, ni porque no estes con el por las noches. Me encanta que nos cuentes todas esas cosas..Gracias.

Sobre mi

Mi foto
La maternidad es un privilegio, la procreación un derecho y la crianza, una responsabilidad social.

Seguidores

Publicidad amiga

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.